jueves, abril 20, 2006

Las niñeras ya se pueden llevar en el bolsillo

"Family Locator"
San Francisco (EFE) Además de reproductor de música, vídeo, juegos o agenda electrónica, el teléfono móvil también puede hacer de niñera, tal y como muestra el servicio de localización electrónica de niños anunciado por la empresa Sprint.La tercera operadora de telefonía móvil en Estados Unidos, Sprint, lanzó un nuevo servicio que incluye mapas para que los padres sepan exactamente dónde están sus retoños en cada momento.Además, el móvil puede programarse para que envíe automáticamente a los padres un mensaje de texto a una hora fija para confirmar que los niños han llegado bien a casa o a la escuela.El llamado "Family Locator" se basa en una tecnología que Sprint y el resto de las operadoras están obligadas a incluir en los móviles para que se pueda localizar a los usuarios que utilicen el número de emergencia 911.Sprint, que lanzó el jueves pasado este novedoso sistema, no es la primera compañía en llevar adelante planes especiales con los que intenta enganchar al público más joven.El gigante del entretenimiento Disney anunció hace unos días que planea comenzar a vender en junio servicios de telefonía móvil a los padres de adolescentes.El servicio, dirigido a niños y adolescentes de entre 10 y 15 años, permitirá que los padres establezcan cuánto pueden gastar sus hijos en el teléfono, con quién hablan y qué tipo de mensajes o fotografías envían o reciben.Al igual que la de Sprint, Disney Mobile también servirá para que los padres sepan en todo momento dónde están sus hijos, ya que incorpora la tecnología de posicionamiento global (GPS).Estas y otras empresas buscan nuevos rincones donde expandirse en un mercado cada vez más saturado, y se las ingenian para abarrotar los pequeños terminales con servicios que hasta hace poco eran dominio de otros aparatos, como las cámaras fotográficas.Otro gran mercado que también ha despertado el interés de las telefónicas es el de la música digital: Sprint, Verizon y Amp´d comenzaron recientemente a ofrecer servicios de música que permiten a los suscriptores bajar canciones de la red.Quitarle un trozo del pastel al omnipresente iPod, de Apple, no será tarea fácil, pero las telefónicas tienen los números de su lado. Hay cuatro veces más móviles (200 millones en EEUU), que iPods u otros reproductores de MP3.Los móviles son discretos, accesibles y llegan a todas partes, características que los convierten en blanco perfecto de la industria pornográfica, que ya los ve como el próximo -y lucrativo- gran canal de distribución para su material.La industria ya ha hecho avanzadillas en EEUU, pese a la oposición de quienes temen que los menores tengan fácil acceso al contenido porno en sus móviles y de los impulsores de la ola de "decencia" que desde hace algún tiempo vigila los movimientos de los medios de comunicación del país.Esto no ha amedrentado a empresas como ohmobile.com o Xobile.com, que venden vídeo clips de dos minutos que pueden bajarse al teléfono móvil para verse en el momento o almacenarse para después.El razonamiento de Harvey Kaplan, de Xobile.com, parece impecable: "La gente no va a comprar un móvil capaz de visionar vídeo para ver un tráiler de una película de Disney".Grupos como la Coalición Nacional para la Protección de los Niños y las Familias, una asociación sin ánimo de lucro que busca promover la "moralidad bíblica", ya han expresado su preocupación.Las compañías, por su parte, habrán de elegir entre la moralidad y los dólares, y a juzgar por los antecedentes en otras industrias, parece claro cuál será su elección.Por su parte, gigantes de internet como Google o Yahoo! lanzaron recientemente versiones de sus servicios, como mapas o mensajería electrónica, especialmente diseñados para las pequeñas pantallas.Lo cual pone de relieve que, con todos estos extras, lo más aburrido del móvil es, precisamente, hablar.
ppmt2006.-

No hay comentarios.: